13 de Julio 22

CASA MXX

SIN LÍMITES ENTRE DENTRO Y FUERA

 

Pensar en disfrutar más del espacio exterior no era la primera vez que lo hacían, pero las comidas y cenas con los amigos durante el invierno, templado, había hecho que lo pensaran aún con más ahínco.

 

En una de las largas sobremesas que discurría en la terraza, entonces estrecha, pensamos en voz alta en hacer que la pinada del fondo del jardín penetrara en el salón y en la cocina, que la terraza en la que nos encontrábamos se ensanchara y creara debajo un nuevo espacio cubierto relacionado con la piscina con una conexión directa a través de una escalera, que un mueble definiera un nuevo cuerpo que provocara nuevas situaciones cotidianas en el espacio doméstico y que, al mismo tiempo que dibujaba un nuevo contorno, desdibujara el límite entre dentro y fuera.